mayo 30, 2009

CARTA DE LA AUTORA DE DOÑA BARBARA


He escrito en otras oportunidades acerca de la distancia que existe entre las percepciones del público sobre una telenovela y lo que sucede realmente en el proceso creativo de ésta. Particularmente hay una distancia considerable entre lo que el público sabe sobre la escritura de una telenovela y lo que realmente sucede en el cerebro y alma de las escritoras y escritores. 

Hoy traigo aquí un escrito valiosísimo que acorta esa última distancia de manera significativa. Es una ventana directa a la mente (y al corazón) de la escritora encargada de la difícil tarea de convertir en telenovela a uno de los clásicos venezolanos más sagrados: Doña Bárbara, de Rómulo Gallegos. Esta telenovela de Telemundo polarizó de manera singular a sus televidentes, quienes tomaron posiciones firmes en cuanto al triángulo principal Doña Bárbara-Santos-Marisela. 

A raiz del final de la novela, Valentina me escribió una carta donde reflexiona sobre su periplo escribiendo Doña Bárbara. Es una carta honesta y analítica que ilumina de manera particular el esfuerzo de escribir una telenovela y  la tensión siempre presente entre los requerimientos comerciales y creativos de este género televisivo. Valentina, generosamente, me ha permitido compartir su escrito con los lectores de mi blog. Pueden leerlo aquí y luego...comencemos la conversación en la sección de comentarios.

Addendum (Junio 3, 2009):
1. Este es un blog cuyo objetivo es una conversación de altura sobre las telenovelas, las cuales son bastante maltratadas por muchas personas que las desdeñan, y que desprecian a sus seguidores.

2. No hay necesidad de ser agresivos en los comentarios. Creo firmemente en el intercambio respetuoso de ideas como generador de conocimiento y experiencia. Podemos expresar nuestro punto de vista sin agredir, descalificar o insultar.

3. No es común que nos abran una ventana como la que esta carta nos proporciona. Entonces, miremos hacia adentro con la actitud de aprender algo.

mayo 27, 2009

Sin RCTV la TV venezolana está deforme


Hoy hace dos años salió de señal abierta RCTV en Venezuela. Una medida arbitraria que dice mucho del talante del actual gobierno.

Más allá de la terrible pérdida de un trozo importante de nuestra libertad de expresión, la ausencia de RCTV de la señal abierta ha producido una deformación inmensa y muy lamentable en la industria televisiva venezolana:
  • Al salir sólo por cable en un país con las características demográficas que tiene Venezuela (65-70% de la población vive bajo la línea de pobreza), RCTV ha bajado su nivel de ingresos y su producción notablemente. Más aún, practicamente no produce historias originales, sólo adaptaciones o remakes de variable calidad en cuanto a libreto, elenco y producción. Esto ha quebrantado seriamente la salud de la industria telenovelera venezolana.
  • Obviamente, tanto Televén como Venevisión logran shares más altos al no estar RCTV. Sin embargo, Televén no es competencia realmente. Por lo tanto, Venevisión reina en casi todos los horarios.
  • Al no tener competencia, Venevisión enfila sus baterías hacia el mercado internacional. 
  • En lo que a telenovelas se refiere, esto implica una nueva normativa de que todas tendrán 120 episodios, sin importar si la historia da para más o para menos capítulos.  (Es un "principio" algo tonto cuando vemos las ventas internacionales de Doña Bárbara, que tiene 190 episodios). En este sentido, no hay respeto por la trama (ni por sus escritores). Y si bien alargar una telenovela puede ser un irrespeto al público, no darle su justa medida también lo es.
  • La falta de competencia en el mercado local hace que Venevisión descuide la promoción y presentación de sus productos. No veo la misma energía en enviar gacetillas de prensa, ofrecer oportunidades de entrevistas y hablar de los éxitos, como cuando la competencia de RCTV mantenía viva a la TV venezolana. Las relaciones públicas de Venevisión han dejado de tener el nivel de proactividad que tuvieron antes del cierre de RCTV.
  • En cuanto a programación, no parece importar mucho si una telenovela se estrena en una época estratégicamente equivocada, como sucedió con La Vida Entera, cuyo estreno coincidió con la época de las elecciones regionales y luego con el beisbol profesional venezolano, o si su transmisión es accidentada, (durante 8 semanas consecutivas, La Vida Entera no fue transmitida con regularidad!), porque como el mercado local está asegurado, no importa si el propio canal maltrata a su producto.
  • Todos los gremios que tienen que ver con la industria de la telenovela se han visto seriamente afectados. Al RCTV producir menos y Venevisión tener ganado el mercado interno, la calidad del trabajo tiende a bajar y los sueldos también. 
  • En este sentido son los actores los más afectados ya que sus fuentes de trabajo están seriamente disminuidas (el problema es grave cuando consideramos que el gobierno también está ahogando al teatro venezolano y controlando mucho de la industria cinematográfica) y las dos televisoras les ofrecen sueldos que no son, en general, acordes con el talento, oficio y entrega de la mayoría de los verdaderos actores y actrices venezolanos. 
  • La polarización política, que ha invadido todos los ámbitos de la vida nacional, también ha salpicado los hábitos televisivos de algunos sectores del público que se niegan a ver Venevisión al considerar que están "vendidos" al gobierno porque el canal decidió bajar la cabeza para mantenerse al aire. Esto es tan lamentable como el hecho de que muchas personas afectas al gobierno no vean a RCTV. Al tomar estas decisiones, esos miembros del público permiten que las ideologías políticas tomen el mando de sus gustos y apreciaciones televisivas, cuando es cada individuo el que debe ser absolutamente libre de evaluar la calidad de un contenido televisivo, venga de la fuente que venga. Sin darse cuenta, le hacen el juego al presidente cuya estrategia es "dividir y conquistar".
  • A nuestra television no la ayuda que perdamos nuestra capacidad de crítica por culpa de nuestra posición política. A RCTV, Venevisión y Televén debemos pedirles que nos den mejor televisión y no excusar rutinariamente a unos porque fueron sacados de la señal abierta, ni culpabilizar ciegamente a otros porque todavía lo están. 
  • Quizás el problema mayor es el inmenso miedo a que los cierren que existe en los medios que todavía están al aire. Este miedo se ha convertido en la peor forma de censura: la autocensura. Y aunque el gobierno tiene la Ley de Contenidos para regular los contenidos mediáticos, es la autocensura la que realmente regula de manera invasiva y excesiva a una gran parte de los medios de comunicación privados en Venezuela. El miedo nunca es buen motor.
Después de dos años del cierre de RCTV, el panorama no es para nada halagador. La televisión venezolana tiene una seria deformación y, con ella, nuestra industria de telenovelas. Debo decir, sin embargo, que la censura siempre es epidérmica y nunca es inteligente. Tampoco lo es la autocensura. Siempre podemos "darle la vuelta" con inteligencia. Y ya queda en nosotros, como público, leer lo que queramos leer:



video

mayo 24, 2009

EL FINAL DE LA DOÑA


Terminó Doña Bárbara, una novela que trajo muchos "hits" a un post que escribí en este blog, sobre todo en su versión en inglés. Esta fue una novela interesantísima para mí por varias razones:
  1. Es la adaptación en formato largo (191 capítulos) de una novela literaria que no tiene nudos suficientes para tan largo aliento. Por lo tanto, su escritora, Valentina Párraga, hizo magia y un esfuerzo descomunal para llevar a buen puerto a su novela.
  2. Tuvo un éxito particular en el mercado de los Estados Unidos y logró captar una legión de televidentes que la siguieron con avidez y lealtad.
  3. Era la novela perfecta para seguir simultáneamente con la novela venezolana que estaba estudiando (La Vida Entera) porque la comparación entre ambas fue súmamente productiva para mi trabajo de investigación. (Ambas presentaban mujeres en posiciones de poder y autoridad en un mundo de hombres. Ambas tenían múltiples tramas secundarias).
  4. Es una novela de alta factura de producción. Un excelente ejemplo de eso que llamamos "el modelo Telemundo". 
Yo escribí en este blog acerca de la discrepancia entre la "Doña" que vive en mi mente y la personificada por Edith González. Esa discrepancia se mantuvo siempre. La Doña de Telemundo nunca tuvo rostro de guaricha. Sin embargo, la actuación de Edith González fue de unos matices y una contundencia tales que aprendí a ver a su Doña Bárbara como otro personaje, que no era el de Rómulo Gallegos, pero que tenía vida propia y un magnetismo particular. Más allá de que ésta no era "mi" Doña, la Bárbara que hizo Edith me hizo reflexionar sobre la mujer y el poder, la definición de lo femenino y el lugar que ocupan la traición, la venganza y la sensualidad en toda telenovela.  Edith González supo poner en funcionamiento todas las relaciones vitales de la Doña, tanto las negativas (sus violadores), como las positivas (Marisela, Eustaquia, el Brujeador y Juan Primito). Me la creí completica.

En Doña Bárbara constaté de nuevo que uno de los nudos dramáticos más productivos es el de madre e hija enamoradas del mismo hombre. Siempre hay mucha tela que cortar porque en paralelo se cuentan realmente tres historias de amores contrariados: Santos-Bárbara, Santos-Marisela y Bárbara-Marisela

El capítulo final utilizó las herramientas del género para recordarnos por qué el final nos importa y por qué ESE es el final: flashbacks, elipsis de tiempo, personajes hablando directo a la cámara y eventos especiales, como la boda de Pajarote y Genoveva

La imagen final fue la que yo esperaba: un bongo, el Arauca hacia el infinito, y la Doña y sus muertos más queridos. Es una Doña redimida por una nueva vida más luminosa y por sacrificarse, finalmente, por la felicidad de su hija. 

Un final de telenovela.




mayo 20, 2009

MIT Communication Forum



Todavía estoy en Caracas. Ya pronto regreso a Athens, GA y a mi universidad. Allí podré escribir con tranquilidad sobre la experiencia de los últimos días de La Vida Entera.

Hoy escribo cortico sobre una experiencia previa que tuve cuando participé en el MIT Communications Forum, el cual fue también el evento inaugural de la conferencia Media in Transition. Este foro fue muy interesante porque el tema era "Global Media", medios globales y los participantes teníamos experticias en diversas áreas: Bollywood, cine, Malawi y yo con las telenovelas. Aquí pueden leer un resumen de la sesión y algunas de sus preguntas.

Aquí pueden ver el video completo del foro cuyo formato consistió en presentaciones cortas (10-15 minutos) de los participantes y luego preguntas y respuestas. Mi presentación es la segunda, alrededor del minuto 14. Pero el foro vale la pena verlo lo más completo posible porque mis compañeros panelistas tienen áreas de trabajo interesantísimas.

mayo 10, 2009

LA VIDA ENTERA: EL TATUAJE DE TATA


Estoy en Caracas documentando los días finales de LA VIDA ENTERA. Mucho que comentar y poco tiempo para hacerlo. Debo esperar a que la novela termine para poder sentarme a escribir con tranquilidad y a compartir con ustedes las fotos y videos tras las cámaras de esta semana final. 

Mientras tanto les dejo aquí un par de imagenes relacionadas con uno de los personajes que ha enganchado más al público: Carlota Duque "Tata" interpretada por Marisa Román.  

Aquí el tatuaje en su espalda:


Y aquí vemos al maquillador Jota pintando el tatuaje en la espalda de Marisa Román: