Siempre que me preguntan cuál es mi telenovela favorita respondo que La Dueña (Venezuela, 1984). Esta novela fue escrita a cuatro manos por José Ignacio Cabrujas y Julio César Mármol, y protagonizada por Amanda Gutiérrez y Daniel Alvarado.


La novela está escrita como un homenaje a El Conde de Montecristo de Alejandro Dumás. Más aún, La Dueña es El Conde de Montecristo, pero contado en la época gomecista y pos-gomecista de la historia venezolana, y con una protagonista mujer, a la cual meten en un manicomio del cual logra salir 10 años más tarde para vengarse de los que la dañaron.

Recientemente tuve la oportunidad de ver La Dueña otra vez. Fue un ejercicio interesantísimo ya que en 1984 yo no planeaba todavía estudiar un doctorado en comunicación social, ni me podía imaginar que algún día me dedicaría a investigar las telenovelas.

Siguiendo la disciplina académica, comencé a ver la novela con una serie de preguntas en mente:
  • Con una década de estudios de telenovelas a cuestas, ¿me gustaría todavía La Dueña tanto como había sucedido en 1984?
  • ¿Qué fortalezas y debilidades le veía ahora a la novela?
  • ¿Qué diferencias tenía La Dueña con las telenovelas de hoy en día?
La novela me volvió a enganchar. Y al hacerlo reafirmé cuáles son los elementos que me gustan en una telenovela:
  • Construcción cuidadosa de los personajes
  • Diálogos inteligentes
  • Talento actoral
  • Coherencia en las vueltas de la historia
La Dueña es una novela con un alto nivel de escritura y un bajo nivel de producción, inclusive para 1984. Tiene poquísimos exteriores y un número limitado de decorados. El vestuario es la excepción. Está bien cuidado, adecuado a la época histórica de la novela y contribuye de manera efectiva a dibujarnos cada personaje.

A pesar de que La Dueña está dominada por el drama, el humor se hace presente como contrapeso de la historia central aligerando nuestra digestión de la telenovela. Los parlamentos de La Dueña utilizan correctamente las referencias históricas de la época donde transcurren los hechos. Son parlamentos cabrujianos: rítmicos, poéticos y profundos. Pero, sobre todo, coherentes con el personaje que los pronuncia. Son parlamentos largos en escenas largas. MUY largas para los estándares que manejamos hoy en día. Cuando uno ve La Dueña, uno entra en un ritmo distinto. No es que no pasan cosas todo el tiempo, sino que las escenas tienen el doble o el triple de longitud que las escenas de las telenovelas actuales.

Mención aparte merece el elenco de La Dueña. Todo un lujo. Salvo una que otra excepción, todos los actores de esta novela están extraordinarios en sus papeles.

-Amanda Guiérrez desarrolla magníficamente el doble personaje de Adriana/Ximena, utilizando dos tonos de voz, dos maneras de caminar, dos actitudes ante la vida, y le añade a Ximena el detalle de la mano dañada por el abuso recibido en el manicomio.

-Daniel Alvarado no era el típico galán de telenovelas y eso no importó. Detestamos a su Mauricio Lofiego cuando es arrogante, ciego y machista, y lo adoramos cuando lo vemos enamorado y humilde ante sus errores.

A continuación, el capítulo 19. Ir a la marca 46:30 para una escena de los protagonistas:




Sería muy largo detenerme en el resto de los actores y su trabajo. Podría escribir páginas al respecto. Son muchos y muy talentosos. (Es interesante ver la gran cantidad de personajes y sub-tramas que tiene esta novela cuando hoy en día hay quienes se quejan de que algunas telenovelas venezolanas tienen demasiados personajes y, a la vez, se declaran admiradores de Cabrujas y de Mármol).

Voy a mencionar sólo a cuatro de esos extraordinarios actores:

-María Cristina Lozada es Purificación Burgos, la gran villana de la historia. Purificación es un personaje que no tiene fisuras actorales, ni de libreto. Cabrujas y Mármol se lo sirvieron a María Cristina Lozada y ella lo hizo crecer hasta hacerlo inolvidable para los venezolanos. Actoralmente es un trabajo de la más delicada orfebrería.

A continuación, el capítulo 45. Buscar el minuto 15 para ver una escena de Purificación Burgos con su segundo hijo, Abelardo:



-Eduardo Gadea Pérez es Manuel Antonio Lofiego. El personaje es un compendio de las características más encantadoras y preocupantes de los venezolanos. Manuel Antonio es simpático, charlatán, bebedor e improvisado. Sus escenas tienen la carga exacta de humor en medio del drama que es La Dueña.

A continuación, el capítulo 78 donde hay un par de escenas de Manuel Antonio Lofiego. Ir primero al minuto 17 y luego al minuto 31:



-Carlota Sosa como María Consuelo Téllez, una mujer cuya inteligencia y manera de ser no encajan con la rigidez de la época y con el país en que le tocó vivir. Hay una inmensa verdad en esta actuación de Carlota Sosa, la primera que recuerdo haberle visto.

A continuación de nuevo el capítulo 78. Ir a la marca del minuto 8 para la escena final de María Consuelo y Adriana y al minuto 32 para su escena final con Mauricio:




-Fina Rojas como Elvira, la mujer que crió a la protagonista Adriana. Hasta que llegó La Dueña, para mí Fina Rojas era una actriz cómica que trabajaba en la Radio Rochela. Elvira es un personaje cien por ciento dramático y Fina Rojas lo ejecutó con brillantez y soltura.

A continuación de nuevo el capítulo 45. Buscar la marca del minuto 36 para una larga escena entre Elvira y el protagonista, Mauricio:




La Dueña es un ejemplo de que los elementos fundamentales de una buena telenovela son el libreto y el talento actoral. También nos recuerda por qué la traición y la venganza son elementos clásicos de las telenovelas. Y por qué el principio de crimen y castigo es uno de los códigos más perdurables del género.


11 comments:

Tania dijo...

nunca he visto esta telenovela pero creoq ue usted tiene mucha razon en eso de la vengaza en las telenovelas
en telenovelas como Dona barbara
betty la fea , Montecristo, Yo compro esta mujer y las dos cares de ana sin venganza no habria nada

lizette dijo...

Hola!
Estuve visitando tu blog y está excelente, permíteme felicitarte.
Sería un gusto poner un link de tu blog en mi directorio y estoy segura que para mis visitas será de mucho interés.
Si deseas no dudes en escribirme. Mi correo es lizette.quinones@hotmail.com
Exitos con tu blog.
Un beso
Lizette Quiñones

Ana dijo...

Profesora Acosta, desde hace tiempo que sigo su blog (si bien solamente de vez en cuando y no todos los días), pero no me había atrevido a escribirle. Eso dicho, le quiero agradecer mucho esta entrada con información sobre La Dueña (Venezuela 1984). Referente al remake de Televisa no se me había ocurrido indagar sobre la historia de esta telenovela; es decir, en mi mente de poca edad todo comenzaba con la versión de Angélica Rivera en los noventa. Gracias, sus entradas son muy buenas para quien busca información de las telenovelas venezolanas o lo relacionado a Venezuela. (Me hace pensar en una de sus entradas cuando salió al aire Doña 'Bárbara, que al final me gustó aunque no recuerdo si usted la siguió viendo.) ¡Saludos! -- A.A.

Dr. Carolina Acosta-Alzuru dijo...

Hola Lizette,
Gracias por dejar tu comentario. Me podrías mandar la página de tu directorio, por favor?

Dr. Carolina Acosta-Alzuru dijo...

Hola Ana,

Gracias también a ti por tus palabras. Nunca había pasado más de un mes sin escribir en mi blog, pero este semestre he estado particularmente ocupada y con falta de tiempo para escribir.

En cuanto a Doña Bárbara, la vi completa. Me interesaba por muchas razones académicas, personales y porque es un ejemplo fascinante de la telenovela llamada "internacional".

Un gran saludo!

Anónimo dijo...

Felicitaciones por tu blog. Me gusta mucho.
Me llamò la atenciòn el hecho que estès viendo de nuevo "La Dueña". Yo la vì por primera vez en 1990, cuando VTV la re-transmitiò. Me encantò!!!!. Què novela tan espectacular, què historia!!!. Para mì es la mejor de todas.
La quisiera ver de nuevo pero no logro conseguir todos los capìtulos (en youtube hay solo algunos). Me puedes decir dònde buscar?.
Gracias!!!!

Dr. Carolina Acosta-Alzuru dijo...

Hola Anónimo,

Muchas gracias por tus palabras. Puedes ver La Dueña en http://telenovelasparaiso.blogspot.com/

Maria dijo...

Pueden ver La Dueña y muchas mas telenovelas en:

http://mundo-telenovelas.blogspot.com

ORLANDO COLMENARES dijo...

Hola. buenas noches,, es increíble lo bueno del articulo, yo fiel a la dueña lamentablenet no se como volverla a observar

ORLANDO COLMENARES dijo...

felicitacioness espectacular…..

como anheo ver la dueña otra vessss

Mercedes del Pilar Gonzalez Brito dijo...

Excelente análisis. Todos los comentarios sobre La Patrona, me llevaron a La Dueña. La busqué en Internet y aqyuí estoy viendo los capítulos y leyendo todo sobre esta gran producción venezolana. En varias paginas dicen que fue la mejor telenovela d todos los tiempos. Felicidads!!!!!!!